Entrevista con el ulema Mohamed Karim Rajah

 

En nombre de Allah clemente y misericordioso

-Damos la bienvenido a su Eminencia Sahyj Mohamed Karim Rajah, Sheyj de los lectores de Estado de Levante. Primero, y antes de empezar, quisiéramos conocer sobre su honorable figura: su comienzo, su iniciación en busca de conocimiento, sus Shujs (maestros y referentes) y su producción académica.

En nombre de Allah clemente y misericordioso

Memoricé el Corán desde mi adolescencia, y emprendí la búsqueda del conocimiento desde entonces. Mi primer Sheyj fue su eminencia Sheyj Alkarra Sheyj Hussein Jatab, después de él fue Sheyj Hassan Habanka. Después pertenecí a la Universidad de Damasco, donde obtuve la licenciatura de Ciencias Legítimas y luego en la Facultad de Enseñanza obtuve el diploma de enseñanza general y, posteriormente, fui profesor en Bassar Chaam. Después como Muftí en Izraa en el sur de Damasco. He sido Iman en diferentes mezquitas, de hecho actualmente doy las jutbas (los sermones de los viernes) en la Mezquita de Hussein en Maydaan. Actualmente soy Sheyj en Qaraa en Damasco y profesor en el departamento de especialización en el Centro Al Fatah Islámico. Además soy profesor en la Academia de Sheyj  Ahmed Kaftauru, y el futuro está en la mano de Allah.

He resumido Tafsir Cortubí en cinco partes y Tafsir ibn Kathir en dos partes. He resumido la explicación Al-Nawawi sobre Sahih Muslim (aún por publicar) y la interpretación resumida del Sagrado Corán (aún por publicar).

Y recibí “Matn A-Chatibia” y “Daraa” [formas de lectura del Noble Corán] a mano de nuestro Shayj Ahmed Al Haluni Alhafid. También recibí la enseñanza de “Taybat annachr” [otra forma de lectura] de la mano de nuestro Sheyj Abdel Kader Kuyder Alaraby (que la misericordia de Allah sea con ellos).

-El Estado de Levante en general y Damasco en particular eran destino de muchos ulemas después de haber visitado a países islámicos, nos gustaría que usted no ilustrara sobre todo lo que dio este Estado y su rol decisivo en el mundo islámico.

El Estado de Levante es un lugar de conocimiento, religión y ética. Es un hogar de gusto, transparencia y espíritu. Hacia el Estado de Levante emigraron los compañeros de Muhammad (paz y las bendiciones de Allah sea con él), y Ahl al-Bayt[1]. Sabemos que quien entra  en el Estado de Levante no sale, a no ser que sea por obligación. De ellos encontramos Ibn al-Jazari; Ibn Kathir; Ibn Taymiyyah; Ibn Qayyim; Al-Nawawi; al-Mizzi; Ibn Rajab al-Hanbali; Ibn Qudamah; Al Barazali; Abd al-Ghani al-Maqdisi; Abu Tammam. Y los poetas procedentes de Siria, que considera el Estado de Levante es pionero en el mundo islámico, y muchos lugares del mundo se han beneficiado él.

Esos hombres se distinguían por la sinceridad, credibilidad y la competencia y sus historias  están repletas de bondades y bienes. 

-Os ha dignificado Allah Todopoderos en ser distinguido, gracias al Corán, Sheij en la lectura en este país, ¿cuál es el enlace entre la Assunnah del Profeta y la ciencia de las lecturas?

La Assunnah del Profeta, o es una confirmación de lo que viene en el Corán, como el rezo; o como explicación del Corán como lo que dice el Profeta (paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Tomad de mí vuestros rituales en la peregrinación”  (خذوا عني مناسككم) y sus palabras: “Rezad como me habéis visto rezar” (صلوا كما رأيتموني أصلي); o es una añadidura para el Corán nuevas decisiones: “no os caséis con vuestras tías,  ¿acaso queréis cortar vuestros lazos sanguíneos?”[2]

«لا تنكح المرأة على عمتها أو خالتها، أتريدون أن تقطعوا أرحامكم؟»

La Assunnah en general es una explicación del Corán, y el Profeta (las paz y las bendiciones de Allah sean con él), es el mensajero del Corán, y nos legó la Assunnah como nos legó también el Corán. Y abandonar Assunnah es abandonar el Corán; la Assunnah no prescinde del Corán, ni el Corán prescinde de la Assunnah, y quien los separa entre sí, y los diferencia entre sí, es un incrédulo.

Todos nuestros eruditos ulemas, gracias a Allah, siempre han tenido el especial cuidado con la Assunnah, de hecho uno de ellos dijo: “El Corán necesita más de la Sunnah, que la Sunnah del Corán”.

-Nuestra comunidad pasa por una situación difícil e incluso angustiosa a nivel individual y colectivo, la predicación a la pertinencia a esta religión se ha convertido en un lema de todos, pero la realidad demuestra lo contrario. ¿Qué es lo que falla entre el predicador y la realidad imperante?

Lamentablemente hoy en día la persona musulmana padece de una fractura de personalidad, solo con que alguien tenga un poco de conocimiento ya se considera uno de los grandiosos y justos. Pero al tratar con él te das cuenta de que está vacío de religión y lejos del temor a Allah Todopoderoso. Y la causa de esta situación es que no se recibe la adecuada enseñanza en los hogares islámicos, ni las escuelas ni en la vida en pública. Los musulmanes están en una situación que da señales del fin de una generación que se fundó sobre la devoción a Allah, y que se educó sobre la enseñanza del Islam. La conciencia en la religión islámica aumentó gracias a la labor de hombres que cumplieron con lo que prometieron a Allah, elevaron el Corán y la Assunnah y se unieron por el bien a lo largo de los siglos.   

-Observamos que en esta tierra (Estado de Levante), y a lo largo de las últimas dos décadas, que muchas personas, mujeres y hombres, han decidido estudiar los asuntos relativo al aprendizaje del Corán, y han obtenido títulos. Sin embargo no hemos visto el mismo interés hacia el aprendizaje de la Assunnah del Profeta y sus ciencias. ¿Cuál es vuestra opinión?        

Sin duda el interés de la gente por el Corán es evidente, las distintas lecturas del Corán han provocado ese interés; sin embargo la lectura de la Assunnah, gracias a Allah, está claro que goza de interés y cuidado. Hay gente que la memoriza y hay quienes la documenta y quien la publica; la juventud se interesa por los hadices sahih (auténtico) y lo distingue de los demás; y rechazan a aquellos que emiten los hadices débiles; y eso es un signo halagüeño para el futuro del éxito de la Assunnah del Profeta, gracias a Allah.

-Hay algunos letrados difamadores que propagan que tanto Sahih Bujari como Shih Muslim contienen algunos hadices dudosos o anormales, ¿qué opina usted al respecto?

Los ulemas se han puesto unánimemente de acuerdo sobre la aceptación de ambos Sahihes y sobre la aplicación de lo que contienen dado que son aceptados ampliamente. Lo que se diga, difamatoriamente, de ellos a partir de allí es simplemente falaz y déspota, y un insulto a dos publicaciones importantes, después del Corán. No hay que hacerles caso, pues los delincuentes de hoy hablan atacando el mismo Corán.

Los enemigos de Allah quieren acabar con el Islam, con su Corán y su Assunnah. Pero el Islam es un Sol que no muere.

Amenaza Alfarazdiq con matar a Muraba’a / tranquilízate, Muraba’a, salvo estarás muy largamente.[3]

 زعم الفرزدق أن سيقتل مربعاً     أبشر بطول سلامة يا مربعُ

Lo extraño es cada vez que los extraviados critican a estos dos sahihs, ha aumentado su consideración y se han consolidado como referentes, gracias a Allah.

-¿Cómo ve la orientación de la gente para obrar con la Assunnah en nuestra época?

La orientación de la gente hacia la Assunnah es un motivo de orgullo, tanto para los aprendices como para los jóvenes. La Assunnah ocupa un lugar destacado en sus estudios y la tienen presente igual que el Sagrado Corán. Ninguno acepta que se le diga la resolución “esto o aquello” sin antes preguntar las evidencias de ellas en el Corán y la Assunnah del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y eso es una buena señal.

-¿Cuál es el rol del ulema acerca de las herejías y las fábulas que han invadido nuestra Ummah (comunidad)?

Los ulemas han de distinguir entre las decisiones basadas en las evidencias corroboradas en el Corán y la Assunnah, y entre lo que se basa en asuntos y temas poco sostenibles. El problema está en que hay predicadores que creen que las reformas dentro del Islam hay que hacerla a través de cuentos y fábulas, porque lo importante influir en la gente.

Quiero recordarles a todos los musulmanes que quien salvó a la gente de la oscuridad del politeísmo, y quien puede sacarles hoy en día del extravío del demonio, es el Corán y la Assunnah; y no las historias fabulosas, como creen algunos y el vulgo aplaude. Debemos elevar el nivel de la gente al Islam y no descender al nivel de las fabulaciones, y seremos como dijo Allah Altísimos: (Han malvendido los signos de Allah). (El Arrepentimiento- Al-Tawba. 9:9).

قال الله تعالى: (اشْتَرَوْا بِآياتِ اللَّهِ ثَمَناً قَلِيلاً) [التوبة:9].

 -¿Cómo interpreta la aceptación de la gente sobre la investigación para conocer entre los hadices auténticos y lo débiles en los hadices en la Sunnah del honorable Profeta?

Lo interpreto a través de la conciencia islámica, y la juventud islámica ha caído en palabras vacías y repetitivas, y vio que que probablemente es recomendable examinar Assunah como hicieron nuestros shujs, y es una labor loable y espero que continúe. 

 -¿Cómo distingue los libros de interpretaciones? ¿Apoyándose en ellos por la transmisión del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) o por lo razonable?

El origen de la interpretación es por la transmisión, pero lo razonable se us en caso de que no contradiga lo transmitido, que esté probado lingüísticamente y tenga evidencia en los libros. Los milagros del Corán no tienen fin; si encuentra la mente sana, el lenguaje puro y la honradez hacia a Allah, saldrán del Sagrado Corán significados importantes, porque el Corán está lleno de milagros.

- ¿Vuestra última palabra para los visitantes del portal?

Deseo éxito para este portal, deseo que quienes lo visiten encuentren aprovechamiento, y deseo que el portal aporte una riqueza en servicio de la Assunnah y que también esa labor esté verdaderamente al servicio del Islam de una manera real. La última palabra es que necesitamos trabajar, debemos obrar en consonancia con lo que conocemos como hacían los compañeros del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), que eran ortodoxos y gracias a Allah Altísimo.

 

Entrevista realizada por Sleyman Al Harch.



[1] Literalmente, "Gente de la Casa" o "Familia de la Casa”. Dentro de la tradición islámica, el término se refiere a la familia del Profeta Muhammad (s.a.w.s).

[2]

Traducción dudosa.

[3]

Estos versos forman parte de un largo poema que dedicó el poeta Jarir (653-728dC) a Alfarazdiq (658-728dC), un contemporáneo suyo con quien rivalizó durante un tiempo y al que dedicó una de las mejores elegías tras su muerte (ambos eran de la misma tribu, Bani Tamim). Estos versos, vienen a ridiculizar la amenaza de Alfarazdiq con matar a Muraba’a, mecenas de Jarir, que, en una ocasión, empujó al padre de Alfarazdiq después de una acalorada discusión y cayó, y, el enterarse este amenazó con matarlo si su padre moría. La respuesta de Jarir es un largo poema al que pertenecen estos versos, y se enmarca en la sátira. Con el paso del tiempo estos versos ya forman parte del acervo popular cuando se quiere decir que alguien no cumplirá con su palabra o su amenaza. Aquí el profesor Mohamed Rajah los usa precisamente en ese sentido, que las amenazas que se ciernan sobre el Islam le auguran una existencia interminable.

Add comment

Security code
Refresh