Episodio 5

El llamamiento a la Unicidad de Allah (Attawhid) (2-2)

 

Cuarto: cuando el Profeta dice “Si aceptan tu llamamiento”, es decir, si hace el testimonio de fe y se dejan guiar por ello; si les informas de la necesidad de recitar los dos testimonios de fe y lo aceptan, pasa pues al siguiente requisito.

En otro relato transmitida por Ibn Juzaimah, la misericordia de Allah sobre él: “si responden a ello”, y en otro relato “si lo conocen”. Todas estas versiones no cambian el significado. Resaltan la importancia de la gradualidad en el llamamiento a la senda de Allah Excelso y empezar por lo más importante, esto es, lo siguiente a los dos testimonios de fe y la unicidad de Allah: los pilares del Islam.

Quinto: cuando el Profeta (PB) dice  “informales de que Allah les obliga a rezar cinco veces al día”. Esta frase contiene una evidencia de la importancia de la azalá, de que es obligatoria y sólo la preceden los dos testimonios de fe. La obligatoriedad de la azalá a todo musulmán mayor de edad y en todas sus facultades mentales, y que son cinco las veces que se reza entre el día y la noche. Al mismo tiempo nos informa de que, todo lo que no sean esas cinco oraciones, es decir, la azalá voluntaria según la Sunna no son obligatorias, sino que son loables y beneficiosas para todo musulmán como viene citado en diferentes fuentes y textos.

 Sexto: cuando el Profeta (PB) dice “Si aceptan este pilar”, es decir, que creen en que Allah ha hecho la azalá obligatoria para todos. Si la teatralizan sin llegar a decirlo, no hay mal en ello, siempre y cuando no hagan lo mismo con los dos testimonios de fe como ya hemos explicado anteriormente.

Séptimo: cuando el Profeta (PB) dice “informales de que Allah obliga a los ricos de ellos a donar parte de su riqueza a los más pobres de ellos…”. Varios son los aspectos que observamos en este fragmento:

1-   Que el rico al que se refiere al hadiz es quien posee bienes acumulables en las que sea lícito el azaque. Esto se refiere por regla general a todo aquel que posea más de lo que cubre sus necesidades, aunque no llegue a an-nisab (o el límite a partir del cual se debe practicar el azaque).

El pobre es aquel que no posee bienes ni un medio de vida lícito ni adecuado. Se refiere aquí a lo que pueda cubrir sus necesidades de comida, ropa, vivienda y demás necesidad vitales de él y de quien esté bajo su tutela.

2-   Algunos ulemas han encontrado en este fragmento la prueba de que el azaque habría que pagarlo al imán o su sustituto, pero muchos alfaquíes consideran que debería ser cada individuo el que la reparta a su antojo. El Imam Ahmad dice en este sentido: “Considero que lo más correcto es que el individuo el que la reparta a su antojo y, si la entrega a su Sultán, no hay mal en ello.”

Muchos doctos de la fe se basan asimismo en las palabras del Profeta (PB) “a donar parte de su riqueza a los más pobres de ellos” para afirmar que se puede dar todo el azaque o parte de ello a uno de los ocho grupos citados por Allah en Sagrado Libro:

(إنما الصدقات للفقراء والمساكين والعاملين عليها والمؤلفة قلوبهم وفي الرقاب والغارمين وفي سبيل الله وابن السبيل)

“Las ofrendas dadas por Allah son sólo para los pobres, los necesitados, los que se ocupan de ellas, aquellos cuyos corazones deben ser reconciliados, para la liberación de seres humanos de la esclavitud, [para] aquellos que están agobiados por deudas, [para toda lucha] por la causa de Allah y [para] el viajero: [esta es] una prescripción de Allah --y Allah es omnisciente, sabio”. (Corán, 9: 60).

Así que si una persona entrega el azaque a una sola persona o a un grupo de necesitados, la reparte entre ellos o entre los que luchan por la causa de Allah, o similar, es totalmente lícito, si Allah quiere. El que da la ofrenda solo se debe preocupar por entregar su azaque a quien lo necesite para que surta su efecto, pero no debería darla a una persona que no sea de los grupos mencionados.

3-   Algunos doctos de la fe se basan en las palabras del Profeta (PB) “los ricos de ellos [deben] donar parte de su riqueza a los más pobres de ellos…” para decir que sólo es lícito donar el azaque en el mismo territorio en el que se resida, así el musulmán no debería mandar su azaque a otro territorio o país. No obstantes, muchos alfaquíes, entre los que se encuentra el Cheij del Islam Ibnu Taymiyyah, la misericordia de Allah sobre, opinan lo contrario. Éste dice: “se puede trasladar el azaque por interés legal”. Y ello como el caso de que se tengan familiares necesitados en otro país, se da un periodo de hambruna en otro país musulmán, comienza la lucha en nombre del Islam en otro territorio necesitado de azaque, etc.

Sin embargo, a pesar de que sea lícito mandarlo a otro país, los ulemas, la misericordia de Allah sea sobre ellos, están de acuerdo en que lo más correcto es que el azaque se entregue en el país del que procede la fuente de riqueza, al tiempo que coinciden que, si por las circunstancias que sean, en un país no hace falta el azaque, ya sea por lo reducido de sus habitantes, por sus riquezas, etc. lo que se recaude del azaque se puede llevar fuera de dicho país o pueblo.

El musulmán sólo debería preocuparse por esforzarse para abonar el azaque de sus bienes como es debido a quien lo necesite. Si lo encontrar en el mismo territorio, se lo debe entregar ya que es prioritario. Si no, debería llevarlo a otro lugar donde lo necesiten.

4-   cuando el Profeta (PB) dice “Si aceptan este pilar, informales de que Allah obliga a los más ricos de ellos a donar parte de su riqueza a los más pobres de ellos…”

El hecho de citar el azaque después de los dos testimonios de fe y de la azalá es una prueba de que el azaque es el tercero de los pilar del Islam. Muchos son los ejemplos en los que aparecen azalá y azaque juntos en el Noble Corán. Y ello por la gran importancia del azaque. Allah dice:

(وأقيموا الصلاة وآتوا الزكاة)

“y sed constantes en la oración, y gastad en limosnas” (Corán, 2: 43). 

Tanto en el Corán como en la Sunna se hace un llamamiento para llevar el azaque a la práctica a cambio de la compensación divina y, del castigo, en caso de no hacerlo. De ahí, las palabras de Allah Excelso:

(خذ من أموالهم صدقة تطهرهم وتزكيهم بها)

“[Así pues, Oh Profeta,] acepta esa [porción] de sus bienes ofrecida por amor a Dios, para que puedas así limpiarles y hacer que crezcan en pureza” (Corán, 9: 103)

(وما تقدموا لأنفسكم من خير تجدوه عند الله هو خيراً وأعظم أجرا واستغفروا الله إن الله غفور رحيم)

“…pues todo el bien que hagáis como anticipo de vuestra parte, lo hallaréis en verdad junto a Dios –y será aún mejor y mayor como recompensa. Y buscad [siempre] el perdón de Dios: ¡ciertamente, Dios es indulgente, dispensador de gracia!” (Corán, 73: 20).

Entregar el azaque tiene magníficos beneficios para Allah Excelso, ya que purifica a quien lo entrega de todo pecado y lo limpia de sus impurezas. Hace más bellos sus modales gracias a su generosidad y lo aleja de la tacañería y la avaricia. Purifica su riqueza y la aumenta, entre otros grandes beneficios. Sin contar las ventajas que sólo puede experimentar quien cumple la palabra de Allah en sus bienes.

Octavo: cuando el Profeta (PB) dice “debes abstenerte de coger parte de sus bienes…”, es decir, sus grandes riquezas. Bienes como bellos animales, que dan mucho leche, mucha carne y lana. Es como si el Profeta (PB) hubiera dicho: “cuidado con coger de sus bienes los mejores, sino coge algo intermedio”, ya que al igual que cuando el dueño de la riqueza saca el azaque, éste no debe ser de lo de menor valor e inservible, sino algo intermedio. Y si le apetece sacar lo mejor de sus bienes, mayor y mejor será su recompensa.

Noveno: cuando el Profeta (PB) dice “y guárdate de la maldición del oprimido ya que va directamente a Allah”. Sobre este fragmento tenemos dos observaciones:

1-      El Profeta (PB) al citar esta frase está alertando de la gravedad de la maldición del oprimido. Apunta pues a que coger lo mejor de sus bienes es como un acto injusto hacia su dueño y en contra de su derecho.

2-     Que encierra una advertencia clara del Profeta (PB) acerca de la injusticia y la opresión. El significado de sus palabras aquí es: ten cuidado de la maldición del oprimido, evita cometer injusticias haciendo lo justo para que así no te maldiga el oprimido y su ruego sea aceptado, ya que es una plegaria que va directa a Allah. Incluso la acepta El Altísimo. Por lo tanto, tenemos aquí una advertencia del hecho de cometer injusticias en todas sus formas, ya sea tomando el azaque con nuestras propias manos, cualquier responsabilidad que se le parezca. Todo dirigente debe evitar cometer injusticias ya que el ruego del oprimido será aceptado aunque éste sea un libertino, pecador, como nos relató El Imam Ahmad de Abu Huraira: “el ruego del oprimido será aceptado aunque éste sea un pecador, ya que su pecado pesa sobre él mismo”[1]. Según Al-Hafidh Ibn Hayar, se trata de un hadiz bueno (hasan).

 



[1] Lo relató Imam Ahmad en su libro “Almasnad”, 3/56, h. 8577. 

Comments  

#1 Que Allah les bendigaIsmael 21 Safar 1437 AH
Un tema muy importantes para todo musulmán. Que Allah les bendiga por difundir estas enseñanzas. Desde Granada (España)
Quote

Add comment

Security code
Refresh